Hola

En las últimas semanas vengo viendo casos de homofobia explícita. Que si unos insultos en un restaurante, agresiones varias, un concursante de programa de citas condenado por un ataque… En fin, casos en los que es tan evidente que provocan el estupor instantáneo. Pero más que esos actos, me pone de los nervios la discriminación oculta.

Me cuenta mi pareja que nada más montarse en la Línea 30 de los autobuses públicos de Sevilla, Tussam, se encuentra en el canal de noticias institucional con este titular: “Mr Gay Sevilla se mete en el cuerpo de la Policía”. Y ambos hemos pensado lo mismo: “¿A qué viene esto?”

Cuando estudiaba en la Facultad, me enseñaron que un hecho noticioso era algo fuera de lo común o de lo esperado. Con lo cual, si aplico esa máxima, ¿es extraño que un gay ingrese en la Policía?

¿Qué pasa? ¿Que si se hace diseñador, peluquero, actor o cantante no es noticioso? Piensen ustedes ese titular de otra manera. Si fuera una mujer, ¿cómo les sentaría leer “Una miss se hace abogada” o “Una miss se doctora en medicina”?

Seguro que más de una se echaría las manos a la cabeza diciendo “por favor, discriminación” Pues aquí lo mismo, oiga. Por ser homosexual, no tengo que trabajar en un sitio u otro. ¿Importa tu tendencia sexual para aplicar ley y poner orden? Creo, sinceramente que no.

Ya es hora de que nos demos cuenta de la homofobia oculta en nuestro día a día. Basta de estos titulares que no hacen más que mantener imágenes estereotipadas.

Enrique mora, mister gay sevilla 2012

Pero sigamos analizando. Releo: “Mr Gay Sevilla se mete en el cuerpo de Policía” SE METE EN EL CUERPO. Ya está. Ya saltó la indirecta sexual. Tan idiota como la del machirulo que entra en un bar de ambiente y se pega a la pared temiendo que lo violen en grupo, siendo primo hermano de un troll y con menos atractivo que un perchero de Ikea.

Venga, adaptemos el titular a una mujer. “Una Miss se monta a la Real Escuela Ecuestre”. Estaría muy FINO, muy IRÓNICO… o hagámoslo con un hombre hetero, por ejemplo, un Mister que sea biólogo. “Un Mister estudia con detenimiento la pepita del higo”

Pues igual de zafio.

Desde aquí, isnto a Tussam y al Ayuntamiento de Sevilla a retirar esa información de su canal cerrado de televisión, por cierto, un supuesto servicio público que instruye e informa a los ciudadanos sobre el pulso de la ciudad.

Muy bonito, sí señor. Y después organizamos concursos de talentos musicales como escaparate de la ciudad. Detalles como éste del titular se cargan orgullos, convenios y propagandas.

Tome nota y corrija, señor alcalde.

PD: He de añadir que los concursos de belleza como tales, me dan repelús. Que se haga diferenciación por tendencia sexual, aún más. Muchos de los misters “heteros” podrían haberse presentado al “gay” y viceversa. ¿Por qué no hay Miss Lesbiana? ASQUITO ME DAN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Usamos cookies para mejorar la navegación. Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies