Seguro que os estaréis preguntando ¿qué hace este probando cosas?-pero si eso es más antiguo que el tuenti.

Sí, pero me hacía ilusión, ¿por qué? En primer lugar porque no lo había hecho nunca y en segundo lugar porque, en teoría, es un producto destinado a los calvos y cuesta la misma vida encontrar un vídeo de un “pobre” de pelo recomendando algo.

El caso es que el producto en sí me llamó mucho la atención cuando me saltó el anuncio en Instagram. Una maquinilla que promete afeitarte la cabeza rápida y con eficiencia, sin cortes y divertida ¿Qué más puedo pedir?

Se trata de una maquinilla, más bien normalita con un cabezal de cuchillas que tienen como peculiaridad dos bandas hidratantes a cada lado y no solo una. Además, y esto es lo bueno, va montado en un chasis rollo coche de carreras pero de los autos locos, en el que metes tus dedos y te afeitas como si estuvieras jugando a los cochecitos. Sí, como cuando eras pequeño. No me digáis que a priori no mola.

Como además, me dio un ataque de objetividad, en vez de decirle al fabricante que me mandara una Headblade para probarla y decir a cámara “AY que bueno es, mmm, me encanta…” pues he decidido comprarla. Pagar lo que vale, vamos. Así si me gusta, diré que me gusta y si no, pues también lo diré.

En el vídeo lo descubriréis.

Eso sí, sigo usándola… está pagada claro. Y bueno, hay que tener cuidado porque te crees que hay que apretar… y no, con que lo pasees por tu cabeza como si fuera una rotonda, funciona….

Y a lucir calva impoluta…

P.D.: después del afeitado, hidratante, protección  solar y una vez a la semana, exfoliación suave… No tengo precio como beauty asesor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Usamos cookies para mejorar la navegación. Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies