Desde pequeño, veía en televisión a Teresa Rabal. Me sabía sus canciones, “de oca a oca”, “veo veo”, bueno pues en 2003, llevaba tan solo 5 años en Canal Sur, recibí una de las llamadas que más ilusión me han hecho en mi carrera. Era el propio Luis Eduardo Rodrigo que me invitaba a participar en la gala final de “Veo Veo Andalucía”.

Toma ya, el germen de tantos y tantos talent show actuales. Con niños sorprendentes que demostraban sus dotes artísticas y que atención, eran becados para formarse en condiciones.

Dos días después, Teresa quiso conocerme. Iba a ser su compañero en la presentación y ella quería que, como se dice en la tele, compactáramos. Nervioso llegué al almuerzo y tras los nervios iniciales, me sentí en casa.

Una señora de la comunicación, heredera de una saga de artistas y con toda la sabiduría que da haber pisado las tablas antiguas.

Esto es solo una pequeña muestra de lo que fue aquella gala. Me ha costado la misma vida encontrar un documento. Me acompaña Roser. Y entre los concursantes, creo que estaban, atención María Carrasco (aquí el momentazo en el que la designamos ganadora)

Y Antonio José (yo no sé si él se acordará de esto)

Eran otros tiempos (madre mía mis pintas), otra forma de entender la televisión. Ni mejor ni peor, pero entretenía y enseñaba.

Ahora, Eduardo ya no está. La vida de Teresa es otra, pero siempre sonará en mis oídos “La paz, la paz en el mundo” la canción con la que despedíamos el programa y que me aterraba cantar hasta que Rabal me dijo:

“es la manera en la decimos adiós, no hay otra y del público hay que despedirse”

Pd: los derechos de los vídeos pertenecen a Canal Sur Televisión

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Usamos cookies para mejorar la navegación. Leer más

ACEPTAR
Aviso de cookies